Historia

La pasión de un hombre, la determinación de la legislatura

En 1998, un joven empresario de Tampa llamado John Kirtley descubrió que había una falta de opciones educativas para los niños de bajos ingresos y tomó el asunto en sus propias manos. Kirtley, trabajando con el programa nacional de ‘Childern’s Scholarship Fund,’ creo el Children’s Scholarship Fund of Tampa Bay’ para proporcionar becas financiadas privadamente para que niños de bajos ingresos pudieran ir a una escuela K-8 de su preferencia. En tres meses, con poca publicidad, el programa recibió más de 12,500 solicitudes para 750 becas. En ese momento su pasión nació.

Con la ayuda de Kirtley, en el 2001, los legisladores crearon el programa de becas basada en ingresos (FTC). El programa le dio crédito de impuestos a corporaciones que querían donar hacia becas K-12, y estas donaciones ayudaron a familias de bajos ingresos a mandar a sus hijos a escuelas privadas participantes o a escuelas públicas fuera de su distrito
Cuando el programa fue aprobado, El representante de la Florida. Joe Negrón, quien patrocinó la legislación, dijo: “Esto pone a los padres de familia en cargo.”

“Esto pone a los padres de familia en cargo.”Florida House Rep. Joe Negron

En 2006, los legisladores aprobaron unas medidas de controles financieros y educativos, incluyendo el requisito de que cada estudiante en el programa de becas tome un examen estandarizado reconocido por el Departamento de Educación estatal. Adicionalmente, Tres organizaciones de investigación independientes – ‘Collins Center for Public Policy,’ ‘Florida TaxWatch’ y el ‘Office of Program Policy and Government Analysis’ – concluyeron que el programa ha ahorrado dinero para el Sistema de educación publica.

En 2010, la Legislatura puso el programa en un camino para continuar su crecimiento y su éxito al permitir que la recaudación de fondos pueda crecer un 25 por ciento anualmente cuando se alcanza el 90 por ciento de la totalidad de fondos en el año anterior. Los legisladores también aprovaron la cantidad de becas dependiendo de los gastos de escuelas públicas, llegando a un 80 por ciento de la fórmula básica por alumno operacional. Se han añadido nuevas fuentes de ingresos potenciales con más créditos de impuestos, llegando a un total de cinco:Impuestos de corporaciones, prima de seguro, impuestos especiales de bebidas alcohólicas ventas directas y de pago por despido de petróleo y gas.

Además, la ley requiriere que escuelas individuales de tamaño suficiente revelen las ganancias en puntos de exámenes estudiantiles y su información financiera. La ley de expansión de las becas fue aprobada por una amplia mayoría bipartidista.

Hoy el programa es utilizado por más de 101,869 en más de1,730 escuelas privadas en toda la Florida.

Share This!